¿Cómo elegir tu sillita de auto?

Realmente no es tan complicado como parece si dejamos claros los conceptos básicos, para saber un poco más sobre estos conceptos puedes echarle un vistazo a este artículo en el que os hablo de ello, ¿Qué debo saber de mi coche antes de ir a comprar una silla de auto?, algo que os puede resultar interesante antes de elegir vuestra sillita.

Intentaré resumir y explicar al máximo toda la info para que sea más fácil de entender. También os he preparado un esquema que espero os sirva para ver en un golpe de vista toda la teoría.

 

Como podéis ver en el esquema, partimos de las 2 normativas que existen. Hace 2 años sacaron una nueva normativa que no elimina la anterior, si no que conviven. No es cierto que la normativa R-44 vaya a desaparecer en breve (como he leído en algunos sitios) es de sentido común, si la normativa i-size solo se puede usar con coches con isofix, ¿qué tendrían que hacer los que no lo tienen? Eso no quiere decir que en un futuro bastante lejano pueda pasar y que la tendencia de los fabricantes sea a fabricar este tipo de sistemas de retención infantil (SRI). Por tanto debemos considerar como válidas las 2 homologaciones.

Principales diferencias:

 

R-44 I-size o R-129
Basa sus grupos en el peso del niño (kg) Basa sus grupos en la altura (cm)
Pruebas a impactos frontales Pruebas a impactos frontales y laterales
Pueden instalarse con isofix, cinturón o ambos (solo si han pasado las 2 homologaciones) Solo pueden instalarse con isofix y pata de apoyo.

A parte de las normativas, existen también sellos de calidad, el mas conocido el Plus Test, del que se está hablando mucho últimamente. Es un test sueco  en el que las pruebas se centran en comprobar los esfuerzos que debe soportar el cuello del ocupante (el menor) en un impacto frontal. Que una silla tenga este prestigioso test significa que ha pasado unos rigurosos controles de calidad, pero también significa que tu silla solo podrá ir a contramarcha en toda su vida útil.

Vale, y ahora dirás: “Ya sé que normativas hay pero sigo sin saber qué silla comprar”, es aquí cuando entran los consejos personales:

Después de la experiencia de tener 2 hijas y que una de ellas no soportaba ir a contramarcha y se pasaba los viajes llorando (aunque fuera de casa a la esquina), siempre compraria una silla que me permita elegir yo el sentido de la marcha a partir de los 15 meses. Si el bebé viaja cómodo a contramarcha, lo prolongaría hasta los 4 años sin duda. En caso contrario, lo pondria a favor de la marcha en el momento que sea permitido por la ley (según normativa de tu sillita). Llevar un bebé llorando sin parar puede ser motivo de nerviosismo al conductor…., ahí lo dejo.

La importancia del isofix:

-Si tu coche no tiene isofix o tienes dos y uno no tiene, lo tienes claro, solo puedes comprar una silla R-44 a ser posible que lleve homologación para isofix o sin isofix. A no ser que quieras cambiar de coche y esta sea la excusa que buscabas, 😉  jajaja.

-Si tu coche tiene isofix, puedes comprar cualquiera, pero como consejo te diría que compres una silla I-size por el sencillo motivo que sabes seguro que lleva protección para impactos laterales. Cosa que te da una tranquilidad añadida. (Esto no quiere decir que las R-44 no lleven protección lateral, las hay con muy buena, pero no están obligadas).

Ahora ya solo te queda decidirte por un modelo, en la categoría auto puedes encontrar algunos.

Espero que te haya servido de ayuda este artículo, si tienes dudas, puedes escribirme un correo a [email protected], o déjame un comentario, estaré encantada de despejarlas.

 

No seas tí[email protected], deja tu opinión y hablamos!!

Compartir

También podría gustarte